Entrevista a Pablo Manuel: ilustrador

Editado por David López |09 May 16 | 0 comentarios

Mi nombre es Pablo Manuel y soy ilustrador y creativo. Para mí, mi trabajo consiste en ayudar a otras personas a darle forma a sus ideas y/o proyectos.

He realizado identidades corporativas, carteles, motion graphics, animación, proyectos editoriales, discográficos e infantiles. He trabajado para empresas, estudios, asociaciones y particulares. Entre ellas, la Universidad de Murcia, la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), Gallina Blanca Star, ADN Visual, Pedagogía Blanca, CEPAIM, Twin Freaks Studio y Blanca Santiago Coach, entre otras.

También, combino mi profesión como ilustrador y creativo con la enseñanza con niños y adultos. He impartido talleres en Cartagena, Murcia, San Javier y Valencia con diferentes asociaciones, estudios y ayuntamientos en diferentes ámbitos (introducción a la ilustración y creatividad gráfica, infantil, editorial, microrelato y erótico). Además, realicé “Ilustrafun”, una plataforma de talleres de ilustración cuyo objetivo fue acercar a ilustradores nacionales reconocidos a la Región de Murcia.

1). ¿Cuánto tiempo llevas trabajando como ilustrador? ¿Cuáles fueron tus primeros bocetos e intentos dar forma a tu imaginación, mostrándola en papel físico o medio digital?

Desde que empecé la Licenciatura de Bellas Artes en la UMU en 2005, empecé a “razonar” las imágenes que creaba, antes sólo dibujaba animales, personajes, algún paisaje, pero solo me centraba en la técnica y no en lo que quería decir con esas imágenes. Allí, aprendí que el qué decir es importante porque te ayuda a construir la imagen.

Al principio construía mensajes muy complejos y quería dotar a mis obras de mucho significado, pero después te das cuenta que tanta complejidad no era buena, y le fui cogiendo el gusto al “menos es más”. No tenía un lenguaje definido en ese momento y creo que eso fue bueno porque me ayudo a tocar la fotografía, el diseño, la escultura, y todo ello me dotó de herramientas y recursos.

Una vez que terminé la carrera, me fui decantando por la ilustración, porque con este lenguaje podía dominar la imagen completamente y me sentía bastante cómodo creando mensajes y mundos.

Sobre cómo trabajo, principalmente empiezo dibujando en lápiz y papel, y luego, vectorizo el dibujo y le voy dando color y dependiendo de la imagen, trabajo con sombras y texturas digitalmente.

2). ¿Cuándo decides o ves que esta profesión -o hobbie- es la que quieres aprender y desarrollar?

Bueno, yo creo que de hobbie paso a convertirse en profesión en el momento que empecé a estudiar cosas relacionadas con la imagen y a dedicarle más horas al día. Antes, solo dibujaba en el instituto o mientras estudiaba cuando me aburría. Me gustaba imitar dibujos de la Warner, de Dragonball, etc. Aunque mi madre y abuelos dicen que desde pequeño me sentaba con papel y lápices y me pasaba horas dibujando.

Cuando me tocó dar el salto a la universidad me plantee varias salidas: filosofía, física y bellas artes. Todas muy diferentes, pero eran cosas que se me daban bien. Finalmente, me decanté por la imagen y como he explicado en la pregunta anterior, fui tocando varios campos hasta llegar al diseño y la ilustración. Puede que en unos años cambie otra vez de lenguaje, por ejemplo, lo audiovisual me interesa mucho y me atrae con fuerza, ¡jaja!

3). ¿Cuesta mucho hacerse un hueco o crear una identidad personal en el mundo de la ilustración?

Cuesta lo mismo que en la vida real: mucho. Tienes que tomar decisiones como seguir tu propio estilo, arriesgar para trabajar como te gusta a ti o como le gusta a los demás o, incluso, a trabajar por modas de “ahora se lleva esto… ahora lo otro”. También hay que tener en cuenta que no somos artistas al 100%, trabajamos para un público y un cliente y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de ilustrar. Cada forma, estilo, color expresa cosas y hay que saber usarlas. ¿Es fácil tener personalidad? No, no lo creo, vivimos en un mundo en el que salirse de la norma es difícil, es fácil etiquetar, pero cada uno debe buscar su propio lenguaje. Al día, vemos miles de imágenes, que quieras o no, algunas se quedan en el subconsciente y luego las usas, y todos hemos visto ilustradores que viven en nuestra ciudad y tienen un estilo increíble y al otro lado del charco hay otro artista que trabaja de forma muy similar. Yo reconozco que bebo de otros ilustradores y que mezclo estilos y estoy en constante cambio (aunque no se aprecia a simple vista). Como dijo Puño en su conferencia del MAD de 2011, el ilustrador debe aprender a ser ladrón de guante blanco. Os recomiendo esa conferencia, está en Internet y es increíble.

4). ¿Con qué tipo de proyectos gastas tu tiempo principalmente?

Me he estado especializando en ilustración infantil, da mucho margen a la hora de meter imaginación y cosas imposibles. El estilo es aparentemente sencillo y agradable a la hora de trabajar. Me encanta crear monstruos, meter animales que hablan, etc. A parte, también me gusta bastante, aunque la tengo un poco abandonada, la ilustración conceptual/editorial del tipo que realizan Javier Jaén o Chema Madoz.

pablo1

¿Te dedicas en cuerpo y al alma a la ilustración?

Antes sí, ahora no. Antes pensaba que había que currar 12 horas al día, estar haciendo proyectos a todas horas, tenía reuniones hasta los domingos. Salía de un proyecto y me metía en otro sin descanso, trabajaba duro… pero eso me llevó a una crisis en la que me plantee si era eso realmente lo que buscaba en la vida y profesionalmente. Hay gente que se relaja dibujando aunque sea su profesión, yo no, yo necesito motivarme de otras formas, descansar la mente. Para mí, dibujar es trabajar y tuve que aprender a tener ocio, a marcar horarios y aprender a no hacer nada (para mí, lo más difícil).

5). ¿Son estos trabajos los que te satisfacen personalmente? ¿Para quién sueles trabajar y para quién te gustaría?

Pues he trabajado un poquito de todo, para el mundo de la música, el audiovisual, el infantil, decorativo, etc. Todos los proyectos son diferentes unos de otros y todos tienen su miga. Pero los que más me gustan son los que tienen un alto componente creativo. Los de carácter infantil son los que más cómodo me siento. Y bueno, que te digan “haz lo que quieras” es la mejor motivación, ¡jajaja!

6). Es un tema delicado, pero ¿está bien pagado este tipo de trabajo?  Imagino que te encontrarás con clientes de todo tipo.

No, normalmente la gente busca lo barato, bonito y rápido. A veces hago más presupuestos que ilustraciones al cabo del mes. Y eso te crea una inseguridad a la hora de presupuestar el trabajo, pero hay que poner en una balanza las horas de trabajo que vas a echar con lo que vas a cobrar. Siempre va haber alguien que cobre menos, entonces es difícil, yo intento ser profesional y establecer unos presupuestos coherentes hacia mí y hacia el ámbito de la ilustración. Los ilustradores, diseñadores, etc., tenemos que ser consecuentes que si devaluamos nuestro trabajo nos perjudicamos a nosotros y a nuestros compañeros.

Además, a los clientes les hablo de derechos de la imagen, de condiciones de pago, de realizar contratos, etc., y se asustan, ¡jajaja! Entiendo que para ellos, son cosas nuevas, pero es necesario informarles de hasta donde llega tu trabajo y lo que pueden hacer con ello.

Hay un problema a nivel nacional sobre los presupuestos de los proyectos, hay tanta variables que es difícil hacer una guía orientativa. Estos problemas, provocan que haya poca gente que se pueda dedicar solo a vivir de la ilustración, normalmente se complementan con trabajos de profesor, dando talleres, trabajos de diseño u otros que no tengan nada que ver.

pablo2

7). ¿Cómo ves el panorama nacional e internacional en cuanto a ilustración?

Internacionalmente, no conozco mucho, solo lo que veo por redes sociales y por libros, no he trabajado en el extranjero ni he acudido a ferias en este ámbito. A nivel nacional, he comprobado que hay mucho nivel, muchos estilos, muchas ganas de realizar proyectos creativos de carácter solidario, cultural, educativo… pero económicamente, la ilustración no es un ámbito que mueva mucho, como he comentado antes. Es difícil vivir solo de la ilustración. A veces pienso que los ilustradores somos nuestros propio público, ¡jajaja! Muy endogámico.

Compañeros de profesión comentan que en otros países, como los anglosajones, la ilustración está mejor valorada, como una profesión respetable ( que es lo que debería ser aquí) y por ello, muchos trabajan para el extranjero. Aquí hay mucha gente que piensa que es solo dibujar bien y que no merece la retribución de un profesional.

8). ¿Me nombrarías algún ilustrador que te parezca fascinante?

Para mí, Shaun Tan es un ilustrador muy especial, el tío hace lo que quiere. Creo que tiene un lenguaje muy personal y que cuenta muchas cosas en sus imágenes. Se lo recomiendo a todos.

pablo3

9). ¿Cómo te definirías a la hora de trabajar y cuál es el plan de trabajo con cada ilustración?

Mi metodología es sencilla, se plantea el proyecto con el cliente para que quede claro el objetivo del mismo, el público al que va dirigido, el presupuesto del que contamos para hacer cosas y, a partir de sus ideas iniciales, comienzo con una lluvia de ideas. Paso entonces a la realización de garabatos y planteo soluciones a sus necesidades. Luego, elijo una o dos ideas y comienzo a realizar bocetos más acabados, después lo digitalizo y por último, le meto color y, a veces, alguna textura o sombreado.

¿Qué te gusta más: ilustrar o colorear dicha ilustración?

Me gusta más la parte del dibujo, para mí, esta es la parte de creación, de jugar, de comerse el coco. Luego es verdad que las líneas solas en los bocetos quedan sosos, y mis ilustraciones cobran vida cuando les doy color. Este proceso me parece más sistemático que interesante, aunque no por ello menos importante, ya que el color te ayuda a expresar junto con las formas.

10). ¿Qué es lo que más te gusta de todo lo que haces?

Hay dos partes que me gustan mucho. La primera fase del trabajo, cuando el cliente me cuenta lo que necesita y yo empiezo a tener ideas y a hacer bocetos cutres y rápidos y a apuntar todo lo que se me pasa por la cabeza. Después, la segunda, cuando veo que la ilustración está quedando guay, que ya solo le faltan los detalles, pero he conseguido realizar un buen trabajo. Y finalmente, cuando se lo envío al cliente ya terminado. Es en este momento cuando me queda una sensación de paz y tranquilidad y me doy algún premio como comer un kebab o algo similar (hay que premiarse por hacer un buen trabajo¡jajaja!), quedándote de PM.

También me gusta la parte en la que incluyo pequeños detalles a los dibujos que son apenas apreciables, pero cuentan cosas. Me ayudan a crear microhistorias dentro de la imagen.

pablo4

11). ¿Tienes alguna meta concreta como ilustrador?

¡Jajajaja!, esta respuesta va a ser muy obvia. Que me paguen rápido y bien por mi trabajo, que el cliente escuche mi criterio y se deje aconsejar (que eso cuesta mucho).

12. ¿Qué consejos darías a los que están empezando en este mundo?

Haz caso a tu intuición, aprender a fallar y que el miedo no decida por ti . Es muy de autoayuda lo que digo, pero por mucha técnica que sepas, por muy bueno que a uno se le de esto (ilustrar) y por mucha pasión que tengas, esas cosas pueden fallarte si no dominas tus miedos.

Comparte en tus redes
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.